Home / Europa / Francia / Capilla de la Medalla Milagrosa en París

Capilla de la Medalla Milagrosa en París

En París, en el número 140 de la Rue Du Bac, cerca de la Torre Eiffel, hay un santuario. En este santuario está la Capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. No está muy lejos del Louvre y se puede llegar fácilmente en metro, que tiene una de sus paradas en la Rue Du Bac.

La Capilla de la Medalla Milagrosa atrae a un millón de peregrinos cada año. Personas de todas las razas y colores, que vienen aquí, en el corazón de París, para buscar una respuesta a sus problemas existenciales. Para agradecer a Nuestra Señora que sabe y entiende todo y con quien podemos desahogarnos como solo con una madre, es posible hacerlo, en absoluto silencio, en una atmósfera de gran fervor y concentración. Es en este lugar donde Maria Santissima apareció a Santa Catalina Labouré tres veces dándole a ella y al mundo entero la medalla de la Inmaculada Concepción, también conocida como la Medalla Milagrosa.

CATALINA LABOURÉ

Catalina Labouré nació en el pueblo de Fain-lès-Moutiers, en Borgoña (Francia) el 2 de mayo de 1806. Novena de 11 niños, recibió una educación cristiana profunda pero nunca asistió a ninguna escuela, solo más tarde aprendió a escribir. Su madre murió cuando ella tenía 9 años. Pocos días después de la muerte de su madre, fue vista por una criada montar en una silla para abrazar una estatua de la Virgen colocada en el altar, como para decirle: “Ahora eres mi madre”. Desde pequeña sintió el deseo de convertirse en monja, tanto que el día de su Primera Comunión se sintió inspirada para prometerle a Jesús.

A los 18 años tuvo un sueño que la confirmó en su propósito. Se le apareció un viejo sacerdote, primero en la iglesia y luego al lado de la cama de un enfermo. La niña, asustada, quería escapar, pero el sacerdote, con infinita dulzura, le dijo: “Hija mía, es algo hermoso curar a los enfermos; ahora escapas de mí, pero un día estarás feliz de venir a mí. Dios tiene diseños sobre ti: no lo olvides”.

Y fue precisamente en el salón del Hospicio de Chatillon-sur-Seine donde Catalina, al mirar a un cuadro de San Vicente de Paúl, reconoció al sacerdote del sueño.

Habiendo superado la reticencia de su padre, ingresó al noviciado de las Hijas de la Caridad, en París, el 21 de abril de 1830 con el nombre de la Hermana Catalina. San Vicente inmediatamente quiso mostrar su predilección por esta hija suya, y en los días que siguieron a la fiesta de la traducción de las reliquias del Santo, que tuvo lugar en ese año, vio varias veces que el corazón del Santo se elevaba sobre el relicario expuesto en la capilla de las Hijas de la Caridad.

RUE DU BAC: LAS APARICIONES

En la noche del 18 de julio de 1830, en la víspera de la fiesta de San Vicente, Catalina rezó al santo para que le hiciera la gracia de ver a la Virgen María en un sueño y se durmió.

A las 11.30 pm, la despertó una voz que la llamó tres veces seguidas. Y aquí aparece junto a la cama un niño de unos 4 años que emitía luz. Era su ángel guardián quien le dijo que se apurara porque la Santísima Virgen la estaba esperando en la capilla.

Tan pronto como entró, encontró el lugar iluminado como una fiesta durante la noche de Navidad con antorchas y velas. El ángel le dijo que se arrodillara junto a la silla del sacerdote en el presbiterio y esperar.

PRIMERA APARICIÓN:

A la medianoche, el niño le dijo que la Virgen María se acercaba. Aquí Catalina oyó un ruido, como el susurro de una túnica de seda procedente del lado de la epístola y la Virgen María se le apareció. La mujer era de una belleza indescriptible, sentada en el sillón. A Catalina le resultaba difícil creer lo que estaba viendo, incluso confundió a la Virgen con Santa Ana. Pero su ángel guardián confirmó que ella era en realidad la madre de Jesús.

Catalina se arrodilló y colocó las manos sobre las rodillas de la Virgen que le habló dulcemente y le dio recomendaciones sobre cómo debía soportar las contrariedades y sobre cómo Dios le había confiado una misión importante. La consoló advirtiéndole que tendría que soportar muchas dificultades pero que la gracia del Señor estaría con ella. Que rezando recibiría inspiraciones para superar todo esto. También le dijo que al pie de este altar las gracias se habrían otorgado a jóvenes y viejos si se les hubiera preguntado con confianza y fervor. Finalmente le dio un mensaje para su confesor, el padre Aladel, quien estaba destinado a fundar la hermandad de las Hijas de María.

Después de decir esto, la cara de la Madre cambió para convertirse en una cara tan triste que Catalina vio caer algunas lágrimas y agregó que Francia debería haber sufrido grandes desgracias. El clero habría tenido víctimas y que el mundo habría sido golpeado por graves desgracias todo dentro de cuarenta años. Nuestra Señora se fue y Catalina fue acompañada a su habitación por su ángel guardián que iluminó su pasaje. La alegría invadió su corazón y reflexionó sobre todo lo que le había sucedido.

SEGUNDA APARICIÓN:

Era la víspera de Adviento, el 27 de noviembre de 1830. Mientras Catalina estaba en la capilla con sus hermanas para meditar, en un silencio profundo, la lectura del día. Cuando escuchó el susurro de un vestido de seda. Se giró en dirección al ruido y vio a la Virgen María, que había deseado volver a ver y la alegría llenó su corazón.

La Virgen María era hermosa, llevaba un vestido de seda blanco muy simple, con un velo blanco también. La capa azul plateada, sus pies descansaban sobre un globo terráqueo, con sus manos sosteniendo otro globo más pequeño y dorado coronado por una cruz que le explicaba que representaba la tierra y a cada persona en particular. Las manos se levantaron suavemente, los ojos se volvieron hacia arriba. Una serpiente verdosa amenazó su talón, pero ella lo aplastó con los pies. De repente vio los dedos de la Virgen llenándose de anillos cubiertos con gemas preciosas pequeñas y grandes que emanaban rayos de luz que, debido a la gran luz que emanaban, hacían invisible el vestido y los pies de la Virgen.

La Virgen le explicó a Catalina que los rayos representaban las gracias que recibieron las personas que la pidieron, de cuán generosa y feliz fue en la concesión. Luego vio aparecer de letras doradas que se iban de su mano derecha a su mano izquierda y Catalina leyó: “Oh María concebida sin pecado, ruega por nosotros que nos volvemos hacia ti”. Ahora la visión tomó la forma de una medalla que giraba y en el reverso Catalina vio una gran letra “M” coronada por una cruz y debajo del Sagrado Corazón de Jesús rodeado de espinas y la de María atravesada por una espada, todo enmarcado de doce estrellas.

TERCERA APARICIÓN:

En un día de diciembre de 1830 siempre alrededor de las 5.30 p.m. La Virgen se le apareció a Catalina tomando la forma de la Medalla recordándole una vez más que los rayos que vio eran las gracias que otorgó a quienes las pidieron. La visión terminó con la advertencia de que ya no se le aparecería, sino que escucharía su voz durante la oración.

LA MEDALLA MILAGROSA

En los años posteriores a las apariciones, todo se hizo realidad sobre los eventos que ocurrirían. La Medalla Milagrosa se hizo en 1832. Diez años después, se distribuyeron alrededor de diez millones en todo el mundo. El padre Aladel fundó la Hermandad de las Hijas de María en 1838, que en 1969 tomará el nombre de Juventud Mariana. Hoy se extendió por todo el mundo. El dogma de la inmaculada concepción se definió el 8 de diciembre de 1854. El 31 de diciembre de 1876 murió Catalina Labourè. Pero antes de entrar en agonía le preocupaba hacer las Medallas.

En 1933, en el período anterior a su beatificación, el cuerpo fue exhumado y, con gran asombro, el cuerpo fue encontrado intacto a pesar de la gran humedad del lugar. En 1947 fue canonizada convirtiéndose en Santa Catalina Labourè.

CÓMO LLEGAR: Para llegar a la Rue du Bac y la Capilla de la Medalla Milagrosa, debes usar la parada de metro en la Rue Du Bac.

HOTELES, HABITACIONES, APARTAMENTOS Y B & B

Booking.com
Close
Suscríbete a nuestro canal YOUTUBE
Si te gusta viajar, suscríbete a nuestro canal de viaje YOU TUBE: