Home / Europa / República Checa / Praga: una hermosa ciudad en Europa central

Praga: una hermosa ciudad en Europa central

Praga, la capital de la República Checa, es una ciudad con más de un millón de habitantes. La ciudad está ubicada en el centro de la llanura de Bohemia, y es sin duda una de las ciudades europeas más bellas y fascinantes. Rica en historia, arte, arquitectura barroca y gótica, con vistas pintorescas. Praga es una de las atracciones turísticas más importantes de Europa Central y es, después de Roma, París y Londres, una de las ciudades europeas más visitadas por los turistas.

En la margen izquierda del Moldava se encuentran los distritos de Staré Mesto (el casco antiguo) y Josefov (el antiguo gueto judío). Al sur de estos está Nové Mesto (la Ciudad Nueva), mientras que al otro lado del río está el barrio de Mala Strana con la Ciudadela. En 1992 el centro histórico de la ciudad fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Construida entre los siglos XI y XVIII, la Ciudad Vieja, la Ciudad Baja y la Ciudad Nueva demuestran el gran desarrollo cultural y arquitectónico que ha tenido esta ciudad desde la Edad Media.

Los numerosos y magníficos monumentos que lo caracterizan, como el Castillo de Hrad, la Catedral de San Vito, el Puente de Carlos y las numerosas iglesias y palacios, fueron construidos en su mayoría en el siglo XIV bajo el reinado del Emperador Carlos IV. Praga está ubicada en una zona montañosa a lo largo del río Moldava y ha sido, durante siglos, uno de los centros económicos y culturales de Europa Central. La ciudad también fue una antigua capital del Sacro Imperio Romano Germánico.

LA HISTORIA DE PRAGA

El área donde hoy se encuentra Praga probablemente estuvo habitada desde el Paleolítico superior y, en el siglo III a.C., fue el sitio de un asentamiento celta. La ciudad actual surgió alrededor de un castillo construido en el siglo IX en la colina donde hoy se encuentra el famoso Castillo de Praga (Hradčany). Unas décadas más tarde, en el siglo X, se construyó el fuerte de Vyšehrad en una colina al otro lado del río. En este período, la ciudad se convirtió en la residencia de los reyes de Bohemia y en un obispado.

Gracias a su posición en el centro de importantes vías de comunicación, Praga se convirtió en un importante centro comercial. Fue la sede del mercado, que se celebró en el asentamiento de Staré Město (Ciudad Vieja), que surgió desde el siglo IX en la margen derecha del Modava. En el siglo XIII, al sur de la zona del castillo, también en la margen izquierda del río, se fundó el distrito de Malá Strana (Barrio Pequeño), que se convirtió en la sede de la población étnica y de habla alemana de la ciudad.

CAPITAL DEL SAGRADO IMPERIO ROMANO

El siglo XIV vio a Praga como la capital del Sacro Imperio Romano Germánico y una de las ciudades más importantes y cosmopolitas del continente europeo. En ese momento residían allí comerciantes y banqueros judíos, alemanes e italianos. Al sur de la Ciudad Vieja, se construyó una nueva ciudad, llamada Nové Město (Ciudad Nueva). Se construyeron el Puente de Carlos y la Catedral de San Vito, y en 1348 se fundó allí la Universidad Carolina. La ciudad se convirtió en la sede del arzobispo y allí se instaló una ceca para acuñar monedas.

En el siglo XVI, Praga pasó a formar parte de las posesiones de los Habsburgo. Bajo el emperador Rodolfo II, la ciudad fue reelegida como sede de la corte imperial, convirtiéndose en una de las capitales de la cultura europea y atrayendo a científicos, artistas, escritores y alquimistas de toda Europa.

En el siglo XVII, durante la Guerra de los Treinta Años, la ciudad experimentó un rápido declive que provocó una drástica reducción de la población. No fue hasta el siglo XVIII que Praga comenzó a crecer nuevamente. A principios de este siglo, una cuarta parte de la población de la ciudad estaba compuesta por judíos. A lo largo del siglo, el comercio enriqueció a muchos habitantes, en su mayoría banqueros y comerciantes, y las familias más ricas construyeron y enriquecieron la ciudad con numerosos edificios de estilo barroco. Hasta mediados del siglo XIX, la mayoría de los habitantes de Praga eran de lengua y cultura alemanas.

Atracciones turísticas: qué ver en Praga.

Clima de Praga: cuando ir.

INFORMACIÓN ÚTIL

VUELOS: El aeropuerto de Praga – Ruzyne es el más grande del país. Aquí aterrizan vuelos frecuentes desde los principales destinos europeos. La aerolínea de bandera es Czech Airlines. A unos 16 kilómetros del centro, el aeropuerto ofrece a los pasajeros un servicio de autobús y taxi para llegar a la ciudad. Varias aerolíneas conectan la República Checa con las principales ciudades europeas.

MOVERSE: La ciudad cuenta con tres líneas de metro, así como con líneas de tranvía y autobús.

HOTELES, HABITACIONES, APARTAMENTOS Y B & B

Booking.com
banner