Home / África / Kenia / Kenia: desiertos, montañas, lagos y sabanas

Kenia: desiertos, montañas, lagos y sabanas

Kenia (Jamhuri ya Kenia), es una república presidencial de África oriental central. El país está bañado en el sureste por el Océano Índico. Mientras limita con Tanzania al sur, Uganda al oeste, Sudán del Sur al noroeste, Etiopía al norte y Somalia al este.

LA GEOGRAFÍA DE KENIA

Kenia se compone de varias regiones naturales. A lo largo de la costa del Océano Índico hay un área de llanuras bajas. Mientras que en el área noreste, entre el lago Turkana y Somalia, se extiende una meseta esteparia y desértica, con una altitud promedio de aproximadamente 800 metros.

Más al sur se encuentra la depresión del Gran Valle del Rift y la alta meseta volcánica de las regiones centrales. En esta área, la altitud media es superior a los 2.000 metros. Pero hay montañas que culminan con los 5.199 m. del Monte Kenia. Esta es la montaña más alta de Kenia, y la segunda más alta de África después del Kilimanjaro.

El Gran Valle del Rift se desarrolla hacia el norte del país formando la depresión del lago Turkana (7.100 km2). Mientras que al sur continúa con los lagos Baringo, Hannington, Nakuru, Magadi y Natron.

La escarpa de Mau (3.099 metros) y la cordillera de Aberdare se elevan alrededor de la depresión del Gran Valle del Rift. Estos últimos son una cadena montañosa, ubicada al oeste del monte Kenia, en el centro de Kenia, que alcanza los 3.995 metros con el monte Lesatima.

A lo largo de la frontera con Uganda, al noreste del lago Victoria, se encuentra el cono volcánico de Elgon (4.321 metros). En las fronteras entre Kenia, Uganda y Tanzania, a una altura de más de 1.100 metros sobre el nivel del mar, se encuentra el lago Victoria. Este lago se encuentra solo mínimamente en el territorio de Kenia. El lago Victoria, con una superficie de 69.490 kilómetros cuadrados, es el más grande de los lagos africanos. Los ríos del país son pequeños, siendo los principales el Tana y el Galana que desembocan en el Océano Índico.

LA ECONOMIA DE KENIA

La economía de Kenia se basa esencialmente en la agricultura. Allí se cultiva té, tabaco, piretro, maíz, trigo, agave sisalana, café, mandioca, algodón, plátanos, caña de azúcar y piña. La cría (ganado, ovejas, aves, cabras y cerdos) y la explotación de la madera también son importantes. Los recursos minerales son escasos.

Entre las actividades industriales encontramos principalmente las actividades relacionadas con el procesamiento de productos agrícolas y ganaderos (fábricas de azúcar, cervecerías, fábricas de tabaco, fábricas de aceite, procesamiento de cuero, fábricas de algodón), seguidas de los sectores siderúrgico, químico y petroquímico.

El sector turístico también tiene una importancia considerable, en primer lugar por la presencia de hermosas playas a lo largo de la costa del Océano Índico, y en segundo lugar por los safaris en busca de animales salvajes en los numerosos parques nacionales del país.

El clima de Kenia.

Página oficial del Gobierno de Kenia.

  • Superficie: 582.646 kilómetros cuadrados. (Arativo 7.8%, Praderas y pastos 36.7%, Bosques y selvas 28.9%, No cultivado e improductivo 26.6%)
  • Población: 47.500.000 (adj.2019) (Kikuyu 22%, Luhya 14%, Luo (Kenia) 13%, Kalenjin 12%, Kamba 11%, Kisii 6%, Meru 6%, otras tribus africanas 15%, asiáticos, Europeos y árabes 1%).
  • Capital: Nairobi.
  • Idiomas: los idiomas oficiales son el kiswahili y el inglés. Numerosas lenguas indígenas se hablan en el país.
  • Religión: cristiana 84% (protestante 47%, católica 23%), musulmána 10%, creencias indígenas 2%.
  • Moneda: Chelín de Kenia (KES).
  • Zona horaria: +2 horas en comparación con Europa (+1 hora cuando el horario de verano está vigente en Europa). UTC +3 horas.
banner